APRENDER A COMERCIALIZAR

Home / Bodegas / APRENDER A COMERCIALIZAR

Desengañense. El mercado del vino español no está preparado para la comercialización. Por supuesto, hay un pelotón en cabeza que tras años de formación y experiencia se han capacitado para ello. Las grandes compañías tienen acceso a la formación y a la captación de perfiles más especializados pero no debemos olvidar que el tejido vitivinícola español responde a un perfil de bodega pequeña con no más de 4 trabajadores en su mayor volumen de facturación entre 500 k y 1 m de Euros. Además para hablar de comercialización de vino debemos pensar en la profesionalización, no sólo del capital humano de las bodegas, sino de todos aquellos protagonistas que intervienen en el canal. Desde la fuerza de ventas de los distribuidores hasta el camarero de un pequeño restaurante en la plaza mayor de Móstoles.

Les voy a dar varios ejemplos concretos para que ustedes obtengan una visión general del problema.

Las ferias europeas de carácter internacional más representativas y de mayor calado profesional ( Prowein o Vinexpo…) , exponen todos los años su oferta vinícola. Las grandes compañías, las denominaciones geográficas de calidad, los países como impulsores de sus variedades autóctonas, abren sus botellas para quien quiera probarlas. Desde luego una experiencia de cata y formativa al alcance de casi todo el mundo. Salvando el capital humano de las bodegas es difícil ver profesionales españoles de otros ámbitos como la hostelería, distribución, etc.

Valladolid, capital de Castilla y León, región con viñas en más de 5 áreas geográficas de calidad no tiene hoy por hoy, en activo, ningún Somelier profesional trabajando al público en las salas de sus restaurantes a pesar de tener un Master formativo especializado y varias generaciones graduadas.

Tras trabajar durante estos años con profesionales de la enología de origen francés, he podido constatar su predisposición hacia la comercialización. Esta actitud viene fomentada por una formación en enología que no olvida el fin último de su trabajo.
En España con un sector vitivinícola en alza, no existe oferta formativa específica para la comercialización de vinos como tal.

Existen ciudades en España emblemáticas y reconocidas mundialmente por su potencialidad vitivinícola. Este es el caso de Toro. Ninguna de las vías importantes de acceso a la ciudad posee una comunicación clara que haga presumir al viajero accidental que allí va a encontrar más de 500 años de tradición, historia y cultura de vino.

Con estas uvas es muy difícil hacer vino. Pero no se depriman, a pesar de todo seguimos en el partido.

Related Posts
Showing 2 comments
  • Máximo Gómez

    Muchas felicidades por la nueva web el blog y por los comentarios. Buena suerte y un abrazo

  • Pablo Miranda Roger

    Gracias Maxi.

Leave a Comment