EL MÉTODO

FORMA DE TRABAJO

» La externalización aporta experiencia, puntos de vista y frescura en la toma de decisiones. Depender laboralmente de la empresa no es igual a mayor compromiso».
Todas las bodegas tienen la necesidad de vender pero muy pocas de ellas están preparadas para hacerlo de manera sostenible y rentable. Desde el viñedo, hasta la botella en la mesa del cliente, hay un proceso de creación de valor que debe cumplirse. Las fisuras en cualquier punto de este proceso son trabas a la consecución de los objetivos comerciales. Para ello  es necesario desarrollar la las siguientes tareas.
 Auditar las posibilidades del viñedo.
Corroborar la calidad y la experiencia enológica de quien elabora.
Estudiar que aportan estos factores a la cadena de valor de los vinos producidos.
Rediseñar y encajar en un plan de producción sostenible a medio largo plazo.
Y vender…
Dirigirse al mercado de manera profesional para en el menor tiempo posible conseguir los resultados necesarios y previstos. Todo ello, desde el asesoramiento externo en gestión y comercialización.