VINO, CONSUMO Y JUVENTUD

Home / Bodegas / VINO, CONSUMO Y JUVENTUD

1136407-1458824 Esta fin de semana he tenido un rato para leer el Informe que realiza el gabinete Internacional Wine and Spirit Research (IWSR) con motivo de la celebración, este año, de la bianual feria de Vinexpo en Burdeos.

En resumen, la situación actual (2009 a 2013) marca un crecimiento del consumo a nivel mundial de vino que supone alrededor de un 2,7%. También presupone para los años 2014 a 2018 un crecimiento de un 3,7%.

Paises como E.E.U.U.  y China van a tirar del carro del consumo mundial y Alemania, Reino Unido, Argentina y Rusia ayudaran moderadamente. Mientras los paises productores tradicionales  como Italia, Francia y España lastramos y vamos a lastrar las cifras en los próximos años.

España, concretamente, ha reducido el consumo en los cuatro últimos años (2009 -2013) sobre un 12 ,3% y ralentizará su descalabro con otro 4,2% de caída entre 2014 y 2018. No obstante, lo siento por los catastrofistas y los anti – vino, las cifras de Exportación de vino español crecieron el último año alrededor del 26,4% . ¡Estamos salvados!

Pero, ¿Que pasa en España con el consumo del vino?, ¿Debemos estar satisfechos? ¿Debemos reaccionar ante los datos de consumo? ¿Que podemos hacer los que queremos vender más?

Aquellos que consideren el vino como un alcohol más, y por lo tanto perjudicial para la salud, deben presuponer que la caída de consumo de vino en España es un dato esperanzador. No obstante cuando revisas los estudios nacionales de drogas y alcohol enseguida entiendes que la preocupación sobre el aumento de consumo por la población en general viene apoyada en otro tipo de bebidas de efectos más nocivos para la salud. Sobre todo en la franja de edad de entre los 15 y los 24 años donde el vino representa sólo el 7,1 % del volumen de bebidas total, frente al 44% del consumo de bebidas alcohólicas procedentes de la destilación. Con la edad (de 25 a 64 años) el consumo de vino pasa a suponer alrededor de un 35% y con la madurez ( más de 64 años) pasa a suponer alrededor del 70% del total consumido.

Cada uno puede sacar sus propias conclusiones. Las mías son que un país productor de vinos de calidad como España, con una juventud desbocada en el consumo de alcohol, debe ser capaz de trabajar en la educación de consumo de los jóvenes dirigiéndoles hacia el consumo tradicional y ancestral con una cultura arraigada en el consumo responsable de vino.

Y dentro de esta cultura, está la fiesta, está el consumo de alcohol de mejor calidad, de menor graduación y de producción fermentativa como es el vino. Acabas harto de escuchar a padres, que jamás han compartido con sus hijos una copa de vino o una charla sobre variedades de uva, hablar de la asistencia de sus hijos al botellón . Seguramente pensaron que ese calid no era para ellos y sus hijos pasarían por encima del problema sin catarlo. Ahora sus hijos vuelven a casa borrachos y a lo más que llegan, es a conocer las 30 botánicas de una ginebra de supermercado.

Y el consumo de vino, producto que sostiene económicamente comarcas enteras de este país , cayendo en picado.

Propongo a los Consejos reguladores, a las Instituciones, Colegios y  Educadores sociales crear un programa de educación para jóvenes que, dejando de lado los complejos, y como apoyo a los padres contenga la formación adecuada para el acceso al consumo responsable de vino. 

Aunque sea por interés.

Related Posts

Leave a Comment